En medio de tanta oscuridad, de tantas prohibiciones y de tantos planes frustrados celebramos la fiesta de Todos los Santos. Desde la Fundación Franciscanas Ana Mogas, queremos que esta fiesta sea para todos una llamada a ser santos, es decir, a ser más felices… a descubrir y cuidar la propia luz que todos llevamos dentro. A ser conscientes de ella y a decidirnos a compartirla con los demás. A iluminar nuestro mundo y hacer así, entre todos, un mundo más feliz y luminoso.
¡Todos y cada uno de nosotros podemos ser santos! Esta fiesta nos recuerda que todos estamos llamados a serlo. Que nuestro Dios espera que lo seamos y los demás necesitan nuestra luz.
Abramos nuestros ojos y descubramos a tantos hombres y mujeres, que son santos hoy: padres que crían con amor a sus hijos, educadores entregados a sus alumnos, personas que trabajan para llevar el pan a su casa, que cuidan enfermos, que comparten con los pobres, ancianos que siguen sonriendo… Muchos viven cerca de nosotros y son, como dice el Papa “los santos de la puerta de al lado” ¡Sus luces nos iluminan! Junto a ellas queremos cuidar nuestra luz e iluminar con nuestra vida.
 

Destacado: