Llega el gozo y la alegría: Jesús ha vencido la muerte y trae luz y esperanza para todos. Ahora nos toca a nosotros hacer rodar nuestra piedra pesada que oculta nuestro corazón y dejar que nuestro Maestro habite definitivamente en él.


El Señor resucitó ¡Aleluya! Y con este hecho nos abre a una nueva vida que afrontamos con fuerza regeneradora, la que nos aporta la contínua presencia de Jesús resucitado en medio de nuestras familias y comunidades educativas.


La Fundación Educativa Franciscanas Ana Mogas os desea:

¡Feliz Pascua de Resurrección!

Destacado: