Como si de una travesía marítima se tratase, zarpamos de nuestro puerto y ponemos rumbo al curso 2021-22. Un nuevo curso que estará seguro lleno de bonanzas y buenos momentos. Nos embarcamos en un viaje en el que cada día aprenderemos, creceremos y descubriremos tesoros escondidos. No estaremos solos, la tripulación la componen alumnos, profesores,familias, personal de administración y servicios, hermanas franciscanas, y todos aquellos que formamos esta gran familia de María Ana. Juntos aprenderemos el valor de la convivencia, y el auténtico significado de la palabra amistad y compañerismo.
 

Quizá, algún día, el viento no sople a favor, y nos encontremos el mar revuelto y con alguna tormenta, (esperemos que no sea fuerte). A pesar de ello, no debemos perder la esperanza, puesto que sabemos que tras los nubarrones sale el sol y el oleaje se calma y se vuelve a retomar la marcha sin perder nunca el rumbo, gracias a la ayuda de todos.
 

Y es que juntos podemos llegar a hacer cosas maravillosas, tal y como nos recuerda el lema de este año: JUNTOS POR LA PAZ. Si ponemos todos de nuestra parte y trabajamos coordinados y con el mismo objetivo, podemos hacer de nuestro mundo un lugar más justo y solidario en el que reine la paz.
 

Por eso, en este nuevo curso le pedimos a María, Divina Pastora, nos guíe en nuestro “navegar”, para llegar a nuestro puerto llenos de alegría, de experiencias gratificantes y constructivas, vividas en un trayecto en el que nos hayamos convertido en en auténticos instrumentos de PAZ.
 

Destacado: