El pasado 3 de marzo se celebró el Día de la Naturaleza, este día tiene como objetivo dar a conocer la inmensa variedad de la fauna, su grandeza y belleza. Pero especialmente, conocer el sinfín de beneficios que nos aporta a todos nosotros. Por ello, debemos tomar conciencia que conservarla, es responsabilidad de todos. Y la educación desde pequeñitos, en este sentido, es prioritario.

 

Como centros franciscanos que somos, debemos tener presentes a San Francisco de Asís y el Papa Francisco que nos hablan de Cuidar la casa común, la casa del Padre, como el Papa llama a la Tierra en su encíclica “Laudato sí”.


El pasado 2 de febrero tuvo lugar el encuentro “Laudato Sí” organizado y promovido por toda la familia franciscana, en el que abordamos todos estos temas. Pero no es un trabajo puntual de un solo día, es una labor que debemos tener presente todos los días.


Por eso, debemos reflexionar cada día, en cambiar nuestros hábitos diarios, cuidando nuestros recursos naturales, de esta manera estaremos reduciendo nuestro impacto ambiental y protegiendo la vida del resto de especies.


La actitud fraterna de San Francisco ante el hombre y los seres de la naturaleza, nace y se fundamenta en una raíz y sensibilidad religiosa profunda, que le lleva a una comunión intensa con las criaturas, comprendiendo que todos los seres son hermanas y hermanos nacidos del mismo amor creador. Si Dios es Creador y Padre, cada uno de nosotros somos hermanos de cada ser que hay en la creación.


Existen 3 razones por las cuales San Francisco ha sido declarado Patrono de los Ecologistas:

  • Valorizó la naturaleza como un don maravilloso, hecho por Dios al género humano.
  • Llegó a comprender, de modo bien propio, todas las obras del Creador.
  • Cantó aquel bellísimo “Cántico de las Creaturas”, ... por las cuales tributó al altísimo, omnipotente y buen Señor, el debido loor, gloria, honra y toda bendición.
     

Por desgracia, de todos es sabido, que la agresión a la naturaleza, en el mundo actual, es una realidad y nuestra obligación es tratar de preservar la naturaleza y tomar una verdadera “conciencia ecológica” que empieza con la educación.

Destacado: